bienvenidos

Bienvenidos aquellos que saben valorar una sonrisa. Bienvenido los que saben sobrellevar con humor los problemas. Los que saludan por la calle. Los que saben disfrutar de un rato de charla.
Bienvenido los que saben dialogar y respetar al contrario. Bienvenidos los que defienden sus pensamiento, sus deseos y sus locuras siendo tolerantes.
Bienvenidos los que saben reirse de si mismo y los que saben encontrar algo positivo en un mal momento. Los que disfrutan del mar y de la cervecita, de la compañía de los amigos y de la libertad de ser cada uno diferente pero iguales.
Bienvenido al fín, todo aquel que sepa aprovechar el don de la vida.

domingo, 30 de enero de 2011

¿Que os cuento hoy?

Si os digo la verdad no se me ocurre nada para escribir, por eso llevo un tiempo sin hacerlo. Podría hablaros del último cortometraje que hemos realizado. De lo poco espontáneo que es el cine, y del trabajo que tiene todo. Os podría contar como en una fría noche de invierno y a una hora casi rozando la madrugada un grupo de locos rodaban escenas en un coche disfrazados todo ellos de fin de fiesta. Un conductor con una peluca azul, los demás con gorritos fiesteros y matasuegras de fin de año. Como una y otra vez daban vuelta alrededor de una calle, mientras hacían como si tomaran anís. Bueno alguno lo imitaban, otros se tomaron al pie de la letra el papel de borracho que debían interpretar y terminaron como una cuba.


También os podría contar que mientras rodábamos un grupo de chicas montadas en un automóvil se pararon al lado nuestro, mientras preguntaban si había algún famoso. Y erre que erre durante un rato. También podría deciros que este corto batirá el record de la de veces que una misma persona se suicida . Cinco exactamente. ¡Ya son ganas de matarse!

Y hablando de otras cosas, también os informo que ayer celebramos el primer cumpleaños de nuestro entrañable “Sábado de Gloria”, lo hicimos hasta con una tarta con una sola velita. ¿Qué que es el “sábado de gloria”?. Pues un grupo de amigos que creamos en el facebook para ir conociendo personas y hacer cosas entretenidas. Y la verdad que no nos ha ido nada mal. En principio el grupo lo formábamos 3 y ahora seremos alrededor de unos quince. Ayer además de tomar unas copitas por la Alameda y terminar bebiendo café en la casa de una de nuestras amigas, también jugamos a un divertido entretenimiento que me enseñaron en esta pasada semana en mi curso de teatro. ¿Qué en qué consiste? Pues ahora paso a relatarlo para que no os quedéis con la intriga, además para que vosotros también pudierais practicarlo.

Se trata en imaginarnos una maleta, cada uno de los componentes del grupo debe dotarla de una característica. Por ejemplo, vieja, de cuero, de color marrón, con una pegatina de Bob Esponja, etc. A todo esto se me ha olvidado deciros que todo el grupo se debe poner en círculo, alrededor de la supuesta maleta.

Esta la tendremos que ir llenando imaginariamente con todo lo que se nos ocurra e intentando mientras decimos el nombre del objeto que introducimos hace el gesto que representaría ese objeto. Por ejemplo uno dice en primer lugar: “Yo metería en la maleta un libro”. El siguiente en el corro debe de nombrar y gesticular lo del libro, mas otra cosa que introduzca él, por ejemplo un pantalón. El tercero debe nombrar el libro, el pantalón y algo que este participante introduzcan . Poco a poco se va aumentando el número de objetos, y por lo tanto cada vez es más difícil recordarlos. Van perdiendo aquellos a los que se les olvide alguna cosa metida en las maletas. Así hasta quede un solo ganador o ganadora.

En fin, no es mal juego para pasar una tarde entretenida, sobre todo cuando la tarde es grisácea, fría y lluviosa. O sea una tarde esaboría, que es como se diría en mi tierra

martes, 18 de enero de 2011

Demasiado pelotilla

En esta vida los excesos se pagan. Algunas veces con tal de ser amables sobrepasamos nuestro afán y terminamos quedando fatal. Eso es lo que sucedió hace tiempo en el hospital de la Macarena, cuando tenía que ir todos los días al servició de rehabilitación.
Allí durante años tuve que acudir, por culpa del dichoso accidente que tuve en  brazo izquierdo. Solía ir antes de asistir a las clases en la facultad  de  Bellas Artes. Iba en concreto a la sección de terapia ocupacional, que básicamente consistía en proveerte masajes en la parte mas inmovilizada de tu cuerpo. Antes de esto tenía que meter la mano, en un barreño repleto de parafina derretida, y no veas lo que dolía aquello.
Imaginar que estáis viendo un desfile de semana santa y ponéis la mano para que algún nazareno os deposite algo de cera en ella. Pues bien si en vez de un solo nazareno con un solo cirio, fueran  unos 30. ¿Cómo os sentiríais? Pues esa experiencia la tuve que asumir yo todos los días durante unos 4 años.
De todas maneras, allí, en el hospital también viví momentos muy gratos, y sobre todo hice una gran amistad con mi terapeuta, la simpática y rubia enfermera madrileña, llamada Silvia.
Tras esta breve introducción quisiera relataros una de las anécdotas que me ocurrieron por aquel singular  lugar. Aunque Silvia era la que me daba los masajes, la responsable y máxima autoridad en aquellos locales  era una peculiar doctora, a la que yo no terminaba de entender del todo.
Un día, esta, se encontraba en el pasillo, tras terminar su consultar, jugando con un simpático niño de unos 2 años aproximadamente. Yo me acerque  para saludarla pues hacía tiempo que no la veía, y como últimamente entre ella y yo existía algo de aspereza intenté suavizarla. Para ello no se me ocurrió otra cosa que decirle que su nieto era muy gracioso y simpático. Cuando me refería a su nieto lo hacía indicando al niño con el que jugaba. Fue dicho esto, y reaccionar bruscamente contra mí. Me decía:” ¿Pero tu que te has creído, tan vieja no soy? Pero si es mi hijo”.
A mí lo único que se me ocurrió pensar es: ¡Tierra, trágame! Yo queriendo ser agradable y había provocado la ira en una de las cuestiones que mas molestaba a la doctora. Su edad y su estética. En el fondo creo que sentía algo de complejo por  verse algo gorda.
En fin que ese día me tuve que ir, como se dice, con la cabeza agachada y rabo entre las piernas.
Al día siguiente, volví a regresar al hospital, a la misma sección de terapia ocupacional, con tan mala suerte que me volví cruzar con la doctora. Me dirigí a ella para pedirle disculpas y ella las acepto de buen grado. Parecía que se encontraba de buen humor. Así que  me dije para mi mismo: “Este es el momento de ganármela por completo”. Y que mejor halago para una madre que exaltar las virtudes de sus hijos. Pues pensado esto, fue todo ponerme manos a la obra, y así comencé mi diálogo con la galena: “Hay que ver doctora que simpático es su hijo, y el buen colorcito que tiene, tan morenito, desde luego además de gracioso es muy guapo, no va serlo si tiene toda la carita de su madre”. Fue dicho esto y tornarse la mirada de la doctora en la de una vulgar asesina. Con voz rotunda me gritó: “Anda vete, vete ya, porque como te quedes aquí te voy a dar dos sopapos que te vas a enterar”. Y yo a la vez sorprendido e insistiendo: ¿Pero doctora porque se pone así? .Y ella aun con esa furia medio contenida me respondió.: ¿Qué porque me pongo así? Porque el niño es adoptado, so tarugo, y además es mulato.
Lo ven, lo que decía yo, un exceso aunque sea de azúcar siempre disgusta. Me lo tuve merecido por pelotilla, porque a mi ni el niño me parecía gracioso, ni guapo, ni na de na.

sábado, 8 de enero de 2011

Los nervios

video
¡Por fin terminamos de grabar el cortometraje!. ¡Vayas navidades mas ajetreadas!. Lo mejor de todo es que casi no me he acordado que fueran navidades. No es la época que me reaviva más los ánimos.


Es curioso que cuando comentas a alguien que estas rodando un corto la primera pregunta no es que de que tema trata. Según mi punto de vista esta sería la pregunta más inmediata. Lo primero que te interrogan es que vas hacer con el cortometraje, que si vas a presentarlo a tal y cual festival, que si lo pondrás en internet, que si te harás famoso. ¡Pues yo que sé! Ya cuando este montada y sonorizada decidiremos. De todas maneras, la pregunta más original la hizo una tía mía.

Yo le comenté un día de estos pasados en el me encontré con ella en la casa de mis padres que estaba rodando una película. Y su primer interrogante fue, que si esta película era redonda o cuadrada. Evidentemente me sorprendí al momento. ¿Cómo que si la película era redonda o cuadrada?. Al momento caí en la cuenta que ella se refería al formato en que estaría el cortometraje. O en el antiguo formato rectangular, o cuadrado como dice mi tía, que se usaba para los videos, o en el formato circular en que se graban las pelis de Dvd. De todas maneras a ella eso no le preocupaba demasiado, pues decía que tenía de los dos, o sea, que poseía vídeo y lector de Dvd.

Hablando de mi tía podría decir que es una persona muy peculiar y con bastante temperamento. Le encanta la televisión, se lleva horas y horas delante de la pequeña pantalla. Sigue una novela tras otra, y sobre todo le gusta mucho espacios del tipo Sálvame.

Mi tía por su carácter es muy impulsiva. Un día se le rompió el televisor, con tan mala fortuna que ese día era domingo y no podría acudir ningún técnico a arreglarle el aparato. También dió la mala casualidad que en ese día daban uno de sus programas favoritos y por supuesto lo menos que se le había pasado por su cabeza era perdérselo, además de grabarlo en su formato cuadro. En fin, que se encontraba la pobre bastante alterada cuando yo aparecí por su casa, al encontrarla en tal estado de inquietud le pregunte por los motivos. Ella muy aceleradamente pudo llegar a explicármelo, a lo que yo le contesté que en la casa de mis padres se encontraba un amigo mío que había venido de Córdoba y que probablemente sabría algo de televisores. Dicho esto, al instante me vi bajando la escalera impulsado por mi día para dirigirnos a las casas de mis padres a encontrarnos con mi amigo.

Dio la casualidad que mientras nos dirigíamos a la casa de mis progenitores por la calle que enlaza ambas viviendas, en el otro extremo de la calle apareció mi amigo, este llamado Paco, rodeado de otras dos amigas mías. Una a un lado y otra al otro .Al momento de señalarle a mi tía que a lo lejos venía mi amigo Paco, partió corriendo en dirección a aquel inesperado salvador, emitiendo esta sonora frase: ¿Quién es Paco de los tres? ¿Quién es Paco de los tres? Como verán estimados lectores, los nervios son muy, pero que muy traicioneros.

domingo, 2 de enero de 2011

Comienza un nuevo año

Hoy por fin comienza un año nuevo. Ya sé que es 2 de enero, pero yo creo que es cuando verdaderamente tomamos conciencia de que empieza un nuevo periodo con un digito diferente. Lo de ayer casi no valía, porque el 1 de enero es  de los días más aburridos del año. No se ve a casi nadie por la calle, encontrar un bar es una odisea y además casi todo el mundo está resacoso, empachado y con aspecto cansino.


Lo de los bares me recuerda a cuando hace ya bastantes años, como unos diez, quedamos varios amigos y amigas para cenar la noche del 1 de enero en Sevilla. Salimos a la calle sobre las 8 y hasta las 10 no pudimos encontrar ningún lugar para poder degustar algo. Era un restaurante chino, y en maldita hora escogimos ese local, porque a partir de entonces durante una semana el que no tubo gastriti, tuvo fiebre, y que el no de vez en cuando le venían unas arcadas enormes. Allí si que nos pusieron comida de otro año.

De todas maneras a mi me ha dado pena despedir el 2010, creo que al menos para mí no ha sido un mal año, He podido realizar un montón de experiencias nuevas y positivas. Por ejemplo, he publicado mi primer libro, conocí los cursos de verano de la universidad de Cádiz que fueron estupendo, hice muy buenos amigos en el curso de teatro de Cádiz y ahora los estoy haciendo en el de Sevilla. Creé el sábado de Gloria, junto a Carmen y a Mónica,dos entrañables amigas.Esto es un grupo de amigos y a migas que nos reunimos una vez al mes y lo pasamos genial. Cada vez somos más. Ya hablare de él en otra ocasión más extensamente. Además planeamos hacer un cortometraje y hoy por fin vamos a iniciar el rodaje. ¡No veas con la ilusión con que me levantado esta mañana! Y aunque a mí me toca hacer el papel de Juancojone, no por eso tengo menos ganas de rodar.

Bueno y comentando un poco de lo del año que viene o lo del año que se va, quisiera ofreceros a todo mi más sincera felicitación, que este nuevo año os devuelva la ilusión de un crio, el raciocinio de una persona madura y la ganas de disfrutar de un adolescente. Feliz año nuevo a todas y todos.

Ah, por cierto, aquí os he puesto una fotito de cuando me tomabas las uvas, en esta pasada Nochevieja.

Dibuja con perspectiva

Dibuja con perspectiva
Dibujas con perspectivas - Diferentes vídeos