bienvenidos

Bienvenidos aquellos que saben valorar una sonrisa. Bienvenido los que saben sobrellevar con humor los problemas. Los que saludan por la calle. Los que saben disfrutar de un rato de charla.
Bienvenido los que saben dialogar y respetar al contrario. Bienvenidos los que defienden sus pensamiento, sus deseos y sus locuras siendo tolerantes.
Bienvenidos los que saben reirse de si mismo y los que saben encontrar algo positivo en un mal momento. Los que disfrutan del mar y de la cervecita, de la compañía de los amigos y de la libertad de ser cada uno diferente pero iguales.
Bienvenido al fín, todo aquel que sepa aprovechar el don de la vida.

domingo, 3 de abril de 2011

por primera vez


Este año he decidido salir de nazareno. Es algo que me rondaba por la cabeza desde hace aproximadamente 40 años. ¡Que si! Que una idea a veces tarda mucho tiempo en cocerse dentro de la cabeza. Y si no pregúntate cuantas cosas has querido hacer en la vida, y los años que llevas pensando lo hago o no. ¿A que si?


En fin, que me decidí. Yo de monaguillo si había salido. Tendría aproximadamente unos 8 años. Y fue en la cofradía de Jesús Nazareno de mi pueblo, pero como esta hermandad, en aquellos años dejo de salir, pues yo dejé de pasar a un grado superior.

Ayer me recorrí Sevilla, buscando los complementos para desfilar de penitente. De paso visité el polémico edificio de los Parasoles, más bien, llamados las setas. Mira, pues si tengo que definirme, lo diré claramente, a mí los Parasoles me gustan e incluso en el lugar que están. Aunque los pitufos sean los que le canten saeta a la Macarena, nunca por eso van a dejarme de parecerse hermosos. Pero eso sí, lo que me parece indecente, es que tres días antes lo inauguren, y tres días después lo sigan pintando, lijando, montando, etc. ¿Pero que han inaugurado la prolongación de una nueva obra?.




Pero en definitiva, si yo de lo que quiero hablar es de lo que cuesta salir de nazareno. A mí porque la túnica me la han prestado, pero nada más que los complementos cuestan una pasta. Pongamos por ejemplo el capirote de nazareno, un vulgar y alargado cono de cartón. ¿Púes cuanto se creen que valen? Pues alrededor de 25 euro. ¡Vaya con el cucurucho de cartón! Para que llueva ese día y se te quede echo un bola. Además todos los capirotes no tienen la misma altera y constitución, por lo menos en Sevilla. Los hay alargados y finos, y bajitos y entrañables. Tu, por ejemplo, llegas a la tienda, que por cierto suelen ser muy pequeña, espera una cola de aproximadamente 45 minutos. Y tras esto la señora o señor dependiente te pregunta que deseas. Tu claro, le señalas los artículos que quieres adquirir. Si es un capirote, el dependiente o dependienta, inmediatamente extrae de su traje, un metro para precisamente calcular la anchura de tu cabeza. Que aunque parezca fácil no todas las cabezas tienen ni el mismo diámetro ni el mismo relleno. Y aquí en vez de probarte zapato te puedes llevar una media hora probándote un capirote. Que si este te tapa los ojos, que si este me molesta en la oreja, Que si este no vale para los que llevan gafas, que si este es ideal para un calvo, que si porque no te rapas la cabeza y te cabe mejor, y así sucesivamente. ¡Vamos que yo me quede sorprendido! ¡Que es más difícil comprarse un capirote que un coche, por lo menos estos últimos los subvenciona el gobierno, pero los capirotes por ahora, que yo sepa, no.

Y luego a medirte y comprarte el cinturón de esparto, unos 28 euros. Bueno eso depende según la barriga que tenga, el mío es de los caritos, je, je. Luego las alpargatas, negras de espartos, mas tarde los guante. Y si ya te tiene que comprar el escudo o la túnica, ponte ya a hacer horas extras en un semáforo vendiendo pañuelos de papel, porque te juro por la virgen, que tu cuenta corriente se queda más seca, que las cuentas del ayuntamiento de Marbella tras pasar la penitencia de mantener a Julián Muñoz.

1 comentario:

Dibuja con perspectiva

Dibuja con perspectiva
Dibujas con perspectivas - Diferentes vídeos